Deseo compartir contigo, amigo lector, pensamientos, artículos, cuentos... que esbocen una sonrisa, puesto que la ironía será una de nuestras mejores aliadas, sin olvidar la reflexión necesaria para abordar temas de interés.
Navegarem junts per camins on la sincronia i la complicitat juguin al nostre favor.
Acompanya'm

divendres, 29 d’agost de 2014

Ausencia

Estos días, queridos amigos,  he estado ausente, aunque no ha sido por mi gusto (a pesar de haber colgado algún post).  No penséis que no he escrito nada,  bien al contrario, tengo hojas y hojas llenas de historias que giran alrededor de lo que he padecido este verano (realmente un período para olvidar). Así los textos se centran, principalmente, en el miedo a la enfermedad, el terror que podemos llegar a sentir ante la falta de salud y todos los pensamientos que se generan a raíz de este tipo de situaciones. No sé si en algún momento podré exponer abiertamente todo lo escrito,  pero por ahora necesito generar una cierta distancia para poder ver las cosas con cierta frialdad. 
¡Quiero desearos a todos una vida llena de salud!


Imagen:fondo personal

dilluns, 18 d’agost de 2014

La cigarra



El canto insistente de las cigarras se había instalado en aquella tarde veraniega, imposibilitando mi deseo de conciliar el descanso de la tan merecida siesta. No podía dejar de escuchar aquellas prodigiosas armonías que la benigna brisa acercaba a mis oídos. Finalmente concilié el sueño adentrándome en un mundo misterioso donde yo era una de esos pequeños insectos cantarines.
Me desperté ahogándome, ¡había creído ser un ser humano!



Fuente: Google



divendres, 8 d’agost de 2014

Encuentro


Lamina pies

Su pie izquierdo chocó con un pie derecho, ¡o quizás fuera al revés!, y un pie izquierdo chocó con su derecho. O tal vez chocaran entre sí ambos derechos, o no sé, ambos izquierdos. Este hecho puntual es el de menor importancia, lo significativo radica en aquel primer contacto.

- ¡Perdón!

- ¡Disculpa!

Y sus pies se quedaron frente a frente, en un primer momento sin saber qué hacer o qué decir.

- ¡Lo lamento!, estaba algo distraído.

- ¡Por favor!, la culpa ha sido mía.

Y sin saber cómo aquellos pies tomaron el mismo destino, pasearon juntos una temporada, se conocieron hasta el más mínimo detalle (sus andares característicos, sus pequeños problemas, sus sueños más secretos...) A pesar de todo, ¡aquellos no eran los pies con los que ella había soñado!. Mientras que para él aquel contacto había sido una bendición. Pero nada se puede hacer cuando nuestros pies inician el camino. Así que ambos asumieron sus roles con total normalidad y máxime cuando él supo cómo enamorarla. Hoy en día sus pies se entremezclan, se rozan, se acarician... 

¡Benditos pies! -piensa ella.

¡Maravillosos pies! -piensa él.



Imagen : http://www.cuadros-azahar.es/Laminas-arte/Lamina-pies,.php